Page 3 - rendibu2020
P. 3

2     Domingo 06.12.20    Domingo 06.12.20                                                                                                             3
        LA VERDAD
 LA VERDAD



 DESAFÍO POLAR.



 GRAN NOCHE PARA   or momentos pareció que   ginado con recursos plásticos,   some!’. Y Pascual Martínez y Vin-  La dj murciana Carrie Palmer

        cent Sáez lograron la categoría  dio la bienvenida a un Rendibú
 todo estaba como ayer.  lingüísticos y sonoros. La noche
 P Que éramos los mismos,
 jardines del Anexo del Auditorio
 que hace dos años, que no había   del Rendibú fue el viernes, en los   de fotografía –con el apoyo del  nada convencional –nunca lo es,
        Ayuntamiento de Murcia– por  pero este año, pese a todos los fac-
 LAS ARTES PESE   ramos vivido antes. La celebra-  experiencia que permanecerá,   Consejería de Cultura concedió  naza de lluvia, menos todavía–.
 Víctor Villegas, una inolvidable
 sucedido nada que ya no hubié-
        ‘The Saxons of Transylvania’. La  tores en contra, incluida la ame-
 como el frío soportado –con tem-
                                      Solo el oso amigable/tenebroso,
 ción del Festival de Artes Rendibú
        dos becas a los estudiantes An-
 nos hizo olvidar, por unas horas,
          Al Rendibú, noche por excelen-
 dinarias–, en retinas y huesos.
                                      nía la venia para estar de pie. Pú-
 que la rueda del mundo ha torci-  peraturas muy inferiores a las or-  drea González y Diego Paterna.   con sus mecánicos parpadeos, te-
 A LA PANDEMIA  démico 2020. Esta cita fue para   bres de las categorías a concur-  –con la colaboración de Salzillo  repartido en diminutas zonas de
 do en otra dirección en este pan-
 Por fin se desvelaron los nom-
        cia de la innovación en las artes  blico sentado, ocupando círculos,
 so. Ruto Neón y su tema ‘The way
 una buena parte de la audiencia
                                      confort. Cuando el guitarrista de
        Tea & Coffee, Art Mustang e Ikea–,
 el primer festival del año al que
        tual por los protocolos Covid, un  dora de la Lámpara Minera de
 acudía de forma presencial, pero   you make me feel’ venció en el   asistió con aforo inferior al habi-  María José Pérez Rodríguez, gana-
 apartado musical, con el aval de
 también para los artistas, una de   Estrella de Levante. Arde Bogotá   público ávido de energía alterna-  2015, se aposentó en el escenario
 esas escasas y agradecidas oca-  recibió el premio del público. Da-  tiva. Esas fuentes distintas al car-  instalado en las fuentes del Ane-
   Diversidad.  El festival Rendibú   siones en las que constatar, de  vid de Juan ganó el certamen de   bón, al petróleo o al gas podían  xo, de inmediato imaginó por un
 nuevo, la capacidad de creación
 relato ‘Gontzal Díez’ por ‘Hotel
                                      instante que estaba en el patio de
        ser, ni más ni menos, la majestuo-
 supera todas las dificultades y ofrece   del ser humano, su gran inventi-  Miramar’, patrocinado por el   sidad de una soleá, el hipnotismo  la acequia del Generalife. Tuvo la
 en los jardines del Auditorio regional   va para dialogar con el otro. Mú-  Ayuntamiento de Molina de Se-  abstracto y futurista del rap y el  almeriense que pellizcar a Alber-
        ‘breakbeat’, la poesía sonora que
 sica, cine, ilustración, moda, fo-
 gura. Roque Baños, compositor
                                      to López para que volviese en sí   Plano general.  Explanada junto al Anexo que sirvió como sede a este Rendibú adaptado a los tiempos.  M. B.
 una velada de alto voltaje, plagada    tografía, diseño, performance, vi-  jumillano, ganó el concurso de   destila una onda expansiva o la crí-  tras «un pequeño desbarajuste con
 MANUEL   de momentos impactantes  deoinstalación... todas las artes   cortometrajes –patrocinado por   tica a la deriva del mundo en unas     el tonillo» de la guajira con la que
 Fundación Mediterráneo– en su
 unidas por esa necesidad de co-
        batas de cola cosidas con desechos.   arrancó su recital. «¡A empapar-
 MADRID
 municarse y de plasmar lo ima-  debut en la dirección con ‘Awe-  se de alegría al cuerpo!», suspiró
                                      la artista, agua clara y limpia como
                                      la que soltaban los surtidores. La
                                      palabra ortodoxia estuvo parte del
                                      concierto luciendo en la fachada
                                      del Víctor Villegas. Premonición
                                      de algo que sucedería después.
                                      «¡Huelva es mi vida y mi alegría!»,
                                      cantaba por fandangos la agrade-
                                      cida intérprete –tuvo palabras in-
                                      mensas para la Fundación Cante
                                      de las Minas de La Unión–. Era la
                                      primera vez que sonaba flamen-
                                      cura en la historia del Rendibú.
                                        Después del «duérmete luceri-
                                      to, mi caballo ya no bebe agüita»
                                      apareció en escena, como salida
                                      de una de las miniseries del año,
                                      ‘Unorthodox’ (Netflix), la argenti-
                                      na Amparo Battaglia, artista cono-
                                      cida como Catnapp, una revolución
                                      electrónica que suena a R&B, rap,
                                      ‘breakbeat’, drum and bass. La mú-
                                      sica que aparece en el capítulo en
                                      el que Etsy Shapiro –interpretada
                                      por la soberbia Shira Haas– se in-    Rotación.  El público tenía que rotar sus sillas para atender las actuaciones en los tres escenarios.  M. B.
                                      terna con asombro en una fiesta
                                      underground en Berlín. Cañones
                                      de luz apuntaban a las nubes, to-
                                      davía amenazantes. Era la prime-
                                      ra vez que Catnapp, habituada a
                                      la interacción con su música –un
                                      punto esotérica–, actuaba con pú-
                                      blico en este extrañísimo 2020.
                                        Multitud, abundancia, hervi-
                                      dero, hormiguero, tropa, turba...
                                      Mismas palabras, pero con dis-
                                      tintos matices, para calificar la
                                      desbordante creación audiovi-
                                      sual de Alba G. Corral y Tutu, con
                                      música en directo. Su propuesta,
                                      ‘Història d’un vol ras’, fue una
                                      auténtica lección de brujería, un
                                      proyecto de ‘creative coding’ que
                                      prueba el potencial extraordi-
                                      nario del arte digital para trans-    La invitación.  Mantas del Rendibú
                                      mitir emociones. Un enjambre   para un festival al aire libre.   G. C.    Por parejas.  Público sentado de dos en dos en círculos marcados.  M. B.
                                      de formas geométricas y de es-
                                      cenarios de irrealidad que propi-
                                      ciaba cierto debate interior: ¿aca-
               Todas las disciplinas.   so hay alguien que tenga dudas so-
                 Tutu y Alba G. Corral    bre la insustancialidad humana?   arte’, creado en Blanca, en asocia-  nas de ‘Cuerpo en crisis’. La hu-  abandones, cariñito» dirigido a los
          durante la creación en directo    Como colofón, el Rendibú brin-  ción con otros artistas, que fueron   manidad está herida viene a de-  ojos del osito. Primera actuación
              de ‘Història d’un vol ras’.   dó a Abraham Hurtado la posibi-  colonizando la escena, con vestua-  cirnos esta performance. Delapor-  que realizaba con público en di-
                       MARTINEZ BUESO  lidad de trasladar al público el pro-  rio de Pedro Lobo y Diego Lobenal,   te cerró esta velada polar con su  recto, que algo calentó los corazo-
                                      yecto de su vida: ‘La distopía del  mientras de fondo veíamos esce-  «ay, ay, nunca, pero nunca, me  nes de los más resistentes al frío.
   1   2   3   4   5   6   7   8